Home‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Revelan los detalles del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

publicado a la‎(s)‎ 3 sept. 2014 22:05 por México DF   [ actualizado el 3 sept. 2014 22:22 ]

La primera etapa del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México estará lista en el 2020.

El director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Manuel Ángel Núñez Soto, afirmó que ya están en marcha las licitaciones de las obras iniciales, principalmente hidráulicas, caminos interiores, accesos y nivelación de tierra.

"Es un trabajo muy grande y para poder levantar paredes hay que poner primero cimientos, hay mucho trabajo para hacer para ello.

"El propósito es que una parte fundamental del proyecto (primera fase) esté terminada en esta Administración y lo que reste por hacer nos lleve el año 19 y 20 para ponerlo en operación", dijo Núñez.

El ex Gobernador de Hidalgo informó que próximamente también se anunciará el uso que tendrán las terminales 1 y 2, las cuales se busca aterrizar otros proyectos, entre ellos un centro de convenciones.

Expresó que a pesar de que aún no se solicita un crédito formal para el proyecto, hay cuatro instituciones que están muy interesadas en participar.

La primera etapa contempla tres pistas, atención a 50 millones de pasajeros al año, lo que implica 550 mil operaciones, y el terreno que se usará son 4 mil 430 hectáreas.

Tras el anuncio oficial en Los Pinos, Núñez Soto expuso que antes de comenzar la construcción formal de la nueva sede aérea deben concretarse diversos proyectos de infraestructura.

"Hay muchas obras que vamos a iniciar de inmediato, todas las vinculadas con el tema de agua, por ejemplo, de caminos interiores, accesos, nivelación de tierra. Hay un trabajo enorme que les puedo decir que en cosa de días estaremos iniciando.

"Para las terminales 1 y 2 hay un proyecto en el que se está trabajando. Habrá pronto noticias detalladas sobre las alternativas.

"Ahí se pueden realizar áreas de investigación y desarrollo. Se tienen que aprovecharse las instalaciones que hoy tenemos, perfectamente puede entrar un palacio de congresos también. Hay una serie de actividades que se están trabajando y viendo su viabilidad técnica y financiera", añadió.

Aseguró que no habrá expropiaciones a vecinos ni para la infraestructura complementaria que se están planteando para la terminal.

Ante las manifestaciones que ya han surgido de vecinos en la zona, principalmente en la zona de San Salvador Atenco que era la región afectada en el proyecto del 2001, Núñez Soto insistió que no habrá afectaciones y afirmó que el grueso de la población avala el proyecto.

Tendrá el NAICM tres pistas en la primera fase

El nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México arrancará con una terminal y tres pistas de operación simultánea, que se construirán en terrenos propiedad del Gobierno federal, afirmó el Presidente Enrique Peña.

"Su desarrollo se realizará en etapas y tomará años llevarlo a su máxima capacidad. La primera etapa contempla tres pistas de uso simultáneo pistas para transportar a más de 50 millones de personas", dijo el Mandatario durante la presentación del proyecto en Los Pinos.

Esto representa casi 40 por ciento de los 120 millones de pasajeros que transportará anualmente la nueva terminal una vez que concluya todo el proyecto, el cual contempla que en su máximo desarrollo cuente con seis pistas, en 2050.

Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), agregó que en esta primera etapa se tiene contemplado generar alrededor de 160 mil empleos, de los cuales 50 mil serán de manera directa y el resto indirecta.

El Gobierno federal mantendrá en todo momento la propiedad y control del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, pues las nuevas instalaciones se construirán en terrenos propiedad del Gobierno federal en la zona oriente de la Capital, en una superficie de 12 mil 500 hectáreas, aseguró el funcionario.

Se tiene programado que parte de los ingresos del actual aeropuerto y de la nueva terminal en su momento contribuirán al financiamiento.

Ruiz Esparza indicó que la combinación de los recursos generados por la AICM y por la nueva terminal serán suficientes para cubrir el gasto operacional, el financiamiento que se contrate, así como el retorno de las inversiones.

"La Secretaría de Comunicaciones y Transportes cuidará que todos los recursos que se manejen para desarrollar este proyecto se aplicarán con reaponsabilidad, eficacia y transparencia", dijo. El titular de la SCT agregó que los espacios del actual AICM se convertirán en espacio para proyectos ecológicos y educativos.

Tras un proceso de selección de ocho meses, la propuesta del arquitecto Norman Foster, director de Foster &Partners, y de Fernando Romero, fue la ganadora para construcción de la terminal aérea.

En su intervención, el arquitecto Fernando Romero, mencionó que el proyecto es resultado de un esfuerzo colectivo de profesionistas que vincularán la modernidad con las raíces nacionales.

En la presentación del proyecto se detalló que la nueva terminal aérea tendrá forma de "X", un espacio para exposiciones y elementos nacionales en la decoración.

Por su parte, el Presidente Peña Nieto expresó que este plan está acompañado de un esquema de infraestructura, que contempla ampliar la red carretera y de transporte, crear planteles de educación superior, 24 nuevas plantas de tratamiento de agua y una zona ecológica de 700 hectáreas.

Ante manifestaciones que han surgido contra la obra en el Estado de México, el Presidente aclaró que el proyecto se desarrollará en 4 mil 600 hectáreas de propiedad federal, sin afectación a los vecinos del lugar.

El Gobernador del Estado de México, Euviel Ávila, afirmó que enviará al Congreso local un decreto para donar 760 hectáreas al nuevo aeropuerto.

El Mandatario mexiquense afirmó que con la obra se incrementará la seguridad en la región, habrá un impacto positivo para el sector inmobiliario y se modernizará esa zona, considerada con problemas de pobreza urbana.

El diseño arquitectónico de Norman Foster y Fernando Romero

Norman Foster y Fernando Romero son los nombres. La dupla de arquitectos, uno británico y el otro mexicano, es la encargada del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México que basa su diseño en los elementos del escudo nacional.

Ubicado en un área contigua al aeropuerto existente, el proyecto aprobado plantea un solo edificio, lo que evitará el uso de trenes  y transporte interno, y contará con 6 pistas.

La primera fase de este proyecto deberá concluir en cuatro años, condición que pudo haber influido en la elección final, pues Norman Foster desarrolló la terminal más grande del mundo en Beijing, en ese mismo lapso. De igual forma, el arquitecto británico se encargó del proyecto del aeropuerto de Hong Kong, el cual está construido sobre el mar.

Con información de Érika Hernández y Karina Suárez, Periódico Reforma, 3 de Septiembre del 2014


Comentarios