Home‎ > ‎Monumentos‎ >

Ángel de la Independencia

El Ángel de la Independencia es uno de los monumentos más emblemáticos de la Ciudad de México. Al ser un símbolo altamente querido por los capitalinos, el Ángel se ha convertido en un ícono cultural y destino primordial para diversas celebraciones y manifestaciones nacionales. Se ubica en Paseo de la Reforma, entre las calles de Río Tíber y Florencia.

El Ángel consiste de una columna de 90 metros de altura, sobre la cual reposa una estatua de la diosa griega Victoria con las alas abiertas. Originalmente fue construida para conmemorar la Independencia de México respecto a España, pero también se ha convertido en la tumba de diversos héroes de guerra.

Varias parejas comprometidas consideran el Ángel como un lugar de buena suerte, por lo que se acostumbra visitarlo antes de casarse, ya que es un signo de la independencia respecto a los padres. Las quinceañeras y los graduados también acostumbran visitar el sitio para tomar una foto de recuerdo.

El acceso a la Columna de la Independencia está permitido y es gratuito, e incluso es posible ascender a lo alto de la torre a través de sus escaleras con más de 200 peldaños.

Historia del Ángel de la Independencia

El proyecto de este monumento surgió en 1843 a partir de la convocatoria del presidente Antonio López de Santa Anna en el que se concursaría para erigir un monumento para recordar la Independencia de México.

La primera piedra del proyecto se colocó en el 16 de septiembre de 1843 en la plancha del zócalo capitalino. Sin embargo, debido a falta de fondos y un cambio de gobierno, el proyecto se vio interrumpido.

En 1886 se volvió a abrir el concurso para continuar con este proyecto, pero esta vez sobre una glorieta del Paseo de la Reforma, el cual se comenzaba a rodear de desarrollos inmobiliarios de alto nivel socioeconómico.

En 1991 se designó a líderes del proyecto: Antonio Rivas Mercado como director del proyecto, Enrique Alciati como encargado de las esculturas y Roberto Gayol como responsable de la ingeniería civil. En 1906, se percataron de que había un hundimiento en un costado de la construcción, por lo que se decide demolerla por completo.

En 1907 se reinició la obra con un nuevo equipo conformado por los ingenieros Guillermo Beltrán y Manuel Marroquín y el arquitecto Manuel Gorozpe.

El monumento del Ángel de la Independencia fue inaugurado el 16 de septiembre de 1910 por el presidente Porfirio Díaz, con motivo de la conmemoración del Centenario de la Independencia de México.

En 1957, un fuerte terremoto causó la caída de la Victoria Alada hacia la base del pedestal de la Columna. Entonces, se condujo un trabajo de restauración en la que se reforzó la estructura con elementos metálicos y se elaboró una nueva Victoria Alada para la cima de la Columna. La cabeza de la antigua estatua está en exhibición en el Archivo Histórico de la Ciudad de México.

La Victoria Alada

La Victoria Alada es una estatua hueca de bronce, con actitud de vuelo y libertad al mostrar sus alas abiertas. El brazo derecho se extiende hacia el frente y en la mano sostiene una corona de laurel para honrar a los héroes. La mano izquierda apunta hacia abajo y para atrás, y sobre la mano se sostiene una cadena rota con tres eslabones. Esta cadena simboliza los tres siglos del virreinato y dependencia de España. La superficie bronceada de la estatua está cubierta por una hoja de pan de oro que le da un brillo especial ante los destellos de luz.