Home‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Explosión en Pemex pudo haber sido una bomba: New York Times

publicado a la‎(s)‎ 1 may. 2013 7:30 por México DF   [ actualizado el 1 may. 2013 7:43 ]

Un artículo del diario The New York Times revela que autoridades mexicanas invitaron a colaborar a agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos para esclarecer los hechos sobre la explosión en las oficinas de Pemex el 31 de enero pasado.

En su lucha conjunta contra los traficantes de la droga, Estados Unidos y México han forjado una relación inusualmente cercana en años recientes, en los que los estadounidenses regularmente llevan a cabo pruebas de polígrafo a funcionarios de seguridad de élite, para ubicar a cualquiera que sea corrupto.

(Continúa valoración sobre lucha conjunta con ejemplos, como el desalojo de un edificio en Monterrey, que era ocupado por agentes norteamericanos).

Agentes de la Oficina Para el Combate del Alcohol, Tabaco, Armas de Juego y Explosivos (ATF) fueron invitados a investigar. Pero después de que sugirieron, en un reporte preliminar, que una bomba pudo haber causado la explosión, el papel de la agencia en la investigación fue recortado, según funcionarios estadounidenses, quienes añadieron que autoridades mexicanas cancelaron una visita de un equipo de investigadores norteamericanos.

Un funcionario administrativo estadounidense dijo que, el que no se les haya permitido contribuir a los expertos norteamericanos en explosivos, como hubieran podido, creó la sensación de que los mexicanos se apuraban a concluir que la explosión había sido un accidente.

El cuatro de febrero, el procurador de México anunció que la causa había sido una inexplicable acumulación de gas, posiblemente metano, lo que hizo ignición por una chispa en el sótano de uno de los edificios.

El embajador estadounidense fue invitado a la conferencia de medios para hablar sobre los hallazgos, pero un oficial del Departamento de Estado dijo que el nivel de involucramiento estadounidense en la investigación no justificaba la presencia del embajador […].

El miedo es que disminuya el acceso que la procuración de justicia estadounidense ha logrado establecer, con distintas ramas de la policía y el ejército en México. Esas fuertes relaciones pueden desintegrarse si los agentes norteamericanos tienen que ir a una oficina central para comunicarse y compartir información con sus pares mexicanos, señaló un funcionario estadounidense.

Por Redacción Noticias MVS, 1 de Mayo del 2013

Comments