Home‎ > ‎Eventos‎ > ‎

Se apodera Andrés Calamaro de voces en concierto del Auditorio Nacional

publicado a la‎(s)‎ 30 jun. 2013 2:13 por México DF   [ actualizado el 30 jun. 2013 2:15 ]

Una noche en la que la nostalgia se apoderó de las gargantas de la audiencia protagonizó Andrés Calamaro, en el Auditorio Nacional, como parte de su gira Bohemio, este sábado.

Al principio, el ídolo argentino se mostró como un hombre de pocas palabras, al sentarse frente a su teclado, rodeado de cinco músicos, para arrancar el show con "Mi Enfermedad" y "¿Quién Asó la Manteca?", a las 20:15 horas.

"Muchas gracias, Distrito Federal. Muchas gracias, Mexico City, y buenas noches. Gracias por venir", dijo, a modo de introducción, al término de "A los Ojos".

El público, hombres y mujeres entre los 20 y 40 años, no dejaron que la velada decayera con su canto masivo y sus porras futboleras, como se presentó al término de "Crímenes Perfectos".

A lo largo de la presentación, sus acompañantes empezaron a cobrar notoriedad; pero fue Baltasar Comotto, su guitarrista, quien le robó un poco de la atención al roquero.

Pero éste regresó con nuevos bríos de ganarse a sus admiradores con unas frases que le aseguraron la conexión a sus corazones.

"Voy a faltarles al respeto. Voy a faltarle el respeto al tequila tomando un poco de mate. Voy a ofender primero tomando un mate y luego un 'Gin & Tonic'", exclamó Calamaro, para interpretar ese tema.

Luego, el porteño rindió homenaje a dos de sus más grandes pasiones, el futbol y la tauromaquia con dos temas: "Maradona" y "Días Distintos", respectivamente, donde exhibió, por medio de una pantalla, postales de los mejores goles de "El Diego" y de excelsos muletazos de toreros.

En la misma vertiente de homenajes, el cantante recordó a Héctor Lavoe, de quien alguna vez grabó un tema suyo ("El Cantante"), y a Álex Lora, líder de El Tri.

Para la recta final, Calamaro preparó algunos de sus himnos para sus incondicionales como "Te Quiero Igual", "El Salmón" y "Sin Documentos", pieza original de Los Rodríguez, que puso en ebullición a los presentes.

Y como si fueran leche pasada en la estufa, éstos desparramaron sus voces y emociones con una probadita de "Volver", tango de Gardel, "Flaca" y "Paloma", con la que se fue a las 22:20 horas.

"Quiero dedicar lo que resta del concierto al orgullo hidrocálido Arturo Macías, quien viene de cortar dos orejas. ¡No sean maricones, aplaudan a un torero", exclamó Calamaro, a su regreso, marcado por "Alta Suciedad".

Tras agradecer al País su cariño, y besar el entablado del Coloso de Reforma, el argentino dijo adiós de forma definitiva con "Los Chicos" y una probadita de "De Música Ligera", a las 22:35 horas.

Por Manuel Tejeda, Periódico Reforma, 30 de Junio del 2013

Comments